13 jul. 2007

¿Canto a la vida?

Es más fácil perdonarla de día
por la claridad, por los ruidos del alba
por la inercia del golpe en la vejiga
me doblo, me levanto, me restriego
la cara y mi boca donde la noche
procuró sembrar un beso de ruina
siento la tentación de despreciarla
de buscar un vientre bajo la tierra
pero grita mi sed, clama mi hambre
y está la mesa, cual mano extendida
allí, con el agua blanca y el polvo
y aun cansado de pie desayuno
trato de no ver la ventana clara
ni de encariñarme con los cuchillos
soy un animal de pocos instintos
y ella está por todas partes, malvada
la perdono y le soy indiferente
anda ya en los rugidos de la calle
anda ya en mi cuerpo, me está escarbando
se deleita con esa sangre idiota
que camina en mí y me hace andar
ella sabe que en el fondo la quiero
aun cuando yo no le importo, sabe
que a veces una nimia inmensidad
un instante de su cuerpo, yo miro
ella sabe que le veo la risa
y se la amarga para confrontarme
de sus perversiones me empuja muestras
sonríe cuando entre sus manos tiene
un corazón en tristes arrebatos
sonríe con la locura que implanta
y yo, fatigado, guardo silencio
le ruego al agua tibia que me libre
quedarme sin pensamientos, le imploro
mas el agua no es más que una caricia
es ella otra vez, son sus dedos líquidos
sus trampas, sus promesas de bonanza
me entusiasma con sus gotas de tiempos
me permite recordar una infancia
falsa, ¿por qué le gustan los engaños?
¿por qué, dulce, se hace pasar por niña?
y siempre me vence, me tiene atado
mas yo no puedo cautivarla, no
yo no puedo con ella ni un abrazo
tentáculos de acero en la garganta
no me dejan decirle que en el fondo
acaso sí deseo perdonarla
pero no, yo le soy indiferente
con la sangre de otros, ella disfruta
conmigo juega juegos de abandono
roces furtivos, disturbios y adioses
y tal vez en el fondo yo la odio
me gustaría tanto someterla
y ya no pertenecerle indefenso
quizás en el fondo ya no siento nada
sólo sigo con ella por costumbre
por la gris costumbre de la esperanza
por la infame manía de los ojos
que buscan ver las putas novedades
esas viejas hechas de maquillaje
que son pura podredura encubierta
son embelecos que ella ha preparado
ella, ancestralmente, la mentida
la imperdonable que a diario perdono
la señora indiferencia, mi dueña
la de los besos breves, mi fuente
la que a todos seduce, mi ventisca
mi milagrosa y común, mi familia
tan múltiple y única, mi desgracia
Vida mía, vida, di que tú sabes
lo que yo, en el fondo, desconozco
mírame, di que sabes que es de noche
Vida, vístete de negro, comprende
no es fácil estar contigo a oscuras
Vida, estar a estas horas, duele
para permanecer aquí no hay causas
para sufrir por tus cauces impíos
para ver desmoronarse las casas
donde he pretendido vivir en paz
contigo, belicosa, vida mía
no hay causas, sólo un tránsito banal
de cosas, sólo hay un vano amor
un inútil amor, un gran fracaso
mas tú no te interesas en mis llagas
tú sólo por mi semen me despiertas
por la nueva víctima que tendrías
si con una mujer fértil me uniera
pero yo he decidido traicionarte
me voy a fornicar con una estéril
con tu rival eterna, con la muerte.

No hay comentarios: