17 dic. 2014

Teatralismo navideño sobre la felicidad

VENDEDOR: Todos somos vendedores y todos podemos ser felices si lo deseamos.

POLÍTICO: De acuerdo, es hora de superar los dolores y ser felices.

ACTIVISTA: La felicidad está en la lucha colectiva. Individualmente no somos nada. Para ser feliz, todos debemos luchar, resistir y oponernos.

GENTILHOMBREMASA: La felicidad está en la familia y no ser un encapuchado anarquista que no trabaja.

DOÑA ROSARIO: La felicidad está en cumplir los mandamientos de Dios que nos manda sufrir en este mundo corrupto dominado por el Maligno.

ANTONIO: Realmente yo soy una persona muy callada.

VENDEDOR: Mira, tú podrías ser feliz, basta con que te propongas cinco metas y socialices más de modo que convenzas a otras personas de que pueden ser felices.

ACTIVISTA: Si somos animales sociales, tenemos que ser felices en sociedad. Además la persona feliz carece de necesidades. Postergar la felicidad para cumplir con una meta, ya sea adquirir un coche o una casa, un título o un anillo de compromiso, eso no puede ser la felicidad.

GENTILHOMBRE: Por supuesto, antes de casarse hay que tener un ahorro, una casita o un departamento por lo menos, porque así deben de ser las cosas para poderle dar a los hijos lo que ellos necesiten.

ACTIVISTA: La televisión, el cine, los políticos nos han hecho pensar eso, pero no necesitamos de los bienes materiales para ser felices. En las sociedades desarrolladas hay montones de deprimidos. Vivimos en sociedades enajenadas, ése es el problema.

ANTONIO: Yo sigo sin ver cuál es el problema del que estamos hablando.

POLÍTICO: Es que no hay problemas, si los hubiere, yo ofrezco: escuchar propuestas, realizar reformas, atender y respetar las solicitudes que en su momento, sin violencia, por los cauces adecuados, la ciudadanía misma manifieste.

DOÑA ROSARIO: Efectivamente los bienes materiales no son la felicidad. Si me dejan leerles algo de la biblia, verán que está muy claro que la felicidad proviene de Dios solamente, él nos provee de la felicidad a través de las cosas, pero no hay que amar las cosas, sino amar a Dios.

ANTONIO: Quizá yo opinaría si comenzáramos por definir de qué estamos hablando.

ACTIVISTA: Estamos hablando de la propaganda del gobierno para despolitizar y desmovilizar los 
justos reclamos que todo el país está haciendo. Porque ya nos cansamos de tantas injusticias.

GENTILHOMBRE: Mira, el gobierno es un mal necesario. Lo que no está bien es que haya encapuchados que rompan vidrios o quemen puertas. Porque lo que todos queremos es paz y tranquilidad. La política ni nos va ni nos viene y no vamos a arreglar el mundo.

DOÑA ROSARIO: Miren, todas las personas que no acepten a Dios en su corazón, están equivocadas, la biblia lo dice y fue el mismísimo Dios quien inspiró la biblia, por eso no hay ningún error en ella. El mundo es del Demonio y meterse en política es meterse en cosas diabólicas.

POLÍTICA: He escuchado atentamente las posturas que han expresado, sin duda alguna, son muy respetables, por estas mismas razones les informo que mi partido y el gobierno del cual formo parte, estamos en la mejor disposición para continuar en el diálogo con ustedes que son el núcleo fundamental de la sociedad mexicana y que son muy corteses, amables, hospitalarios y seguramente si continuamos así, llegaremos al futuro.

ANTONIO: No, pus sí, pero no llegaremos a ningún punto.

ACTIVISTA: El punto es que somos mayoría los que estamos dispuestos a luchar por un gran cambio.

ANTONIO: Al menos en esta mesa somos minoría.

MESA: Y a mí ni siquiera me han preguntado.

VENDEDOR: Mira, mesa, tú también puedes ser feliz: tienes la capacidad en ti para ser una mesa de excelencia. Una mesa que brille en las reuniones, ponte metas puedes ser una gran mesa multifuncional, que sea a la vez de jardín y de noche, de café y de billar, qué sé yo, el cielo es el límite, el cambio está en ti.

GENTILHOMBRE: ¡Yo necesito una mesa así! Justo así, ¿en cuánto me la vendes? Me hace falta.

ACTIVISTA: Pues yo voy a quemar su mesa.

DOÑA ROSARIO: El fuego es cosa del diablo, miren les voy a leer algo…

MESA: ¡Ayúdeme! ¡No soy Cuauhtémoc, no me quemen las patas!

ANTONIO: Total, que no entendí cuál fue el maldito tema.

FELICIDAD: Como dijo Shopenhauer, cada cabeza es un mundo y una voluntad.

ANTONIO: ¿Eso lo dijo él?

FELICIDAD: Él o García Márquez, no me acuerdo bien.

ANTONIO: ¿La felicidad no tiene buena memoria?

FELICIDAD: No.

ANTONIO: Y es escasa de palabras…


FELICIDAD: Sí.

10 dic. 2014

Ejemplo

Cómo te fue?  Solamente eso decía el mensaje de texto. Lucía dijo es mi mamá. Ella estaba con tres chicas en una cafetería. Estoy en la hacienda… Comenzó a escribir: su índice era un insecto experto en polinizar las teclas y producir mensajes. Primer día y tareas mal plan, lo bueno es que hice dos amigas más… La madre se había conformado con un todo-bien, en cambio a Lucía le gustaba la abundancia de detalles.

Sin haber finalizado su mensaje, les compartió a las chavas: mi madre todavía se preocupa por mí, aunque vive estresada: tiene una agencia de viajes y se la pasa el día entero al teléfono con sus clientes. Las chicas no dijeron nada al respecto, cada una buscaba imponer su propio tema. Así pasaron aquella tarde.

Antes de que Lucía regresara a casa, leyó otro mensaje: yo sólo tengo una amiga y me ha costado media vida. ¿Será cierto que tú haces tantas amigas?

Claro. Respondió en un segundo Lucía, sin teclear esta vez más letras. Sin embargo, al entrar en su casa sintió una curiosa zozobra, como si faltara alguna cosa, mas allí estaba la despensa y los imperecederos, la vajilla y los electrodomésticos, la computadora y los ruidos vecinos. Calentó un sándwich y se conectó a Facebook, Twitter e Instagram. Se diría que le llegó la brisa de las imágenes veloces. Ojeó lo que comentaban sus contactos, repartió me-gusta, escuchó la música que oían sus cuates, activó el chat y la comenzaron a saludar.

Cuando llegó su madre, Lucía apenas si la oyó entrar, al mismo tiempo un chavo la invitaba a un concierto, otra amiga le pedía consejos, tenía pausado un documental sobre la revolución industrial y veía las fotos del chico que le había coqueteado durante la clase de Redacción.

-Hola, hija, ¿ya cenaste?

-Sí, ma, ¿estás bien?

-¿Estás con tus muchos amigos?

-Sí, con algunos… ¿estás siendo irónica?

-Dime, de verdad, ¿cuántos de ellos enterrarían un cadáver para salvarte?

Gracias mil por apoyarme, te quiero, Lu. Paso por ti a las seis el viernes, eeeehhhh.

-No entiendo a qué viene eso, mamá.

-Me parece que pierdes mucho el tiempo. Es útil tener contactos y contar con alguna amistad pero tú sólo tienes conocidos con quienes desperdicias la vida.

-La disfruto, mamá, lo que se disfruta no se desperdicia. Bájale a tu amargura.

-Te apuesto que ahora que los necesitarás, ninguno de tus amigos de ayudará.

-¿Por qué dices que los necesitaré? ¿Estás bien?

La madre caminó con demasiada lentitud hacia la mesa, se sujetó de ella como para no desplomarse. Patricia Monte era su nombre y estaba amargada por el feminicidio que acababa de cometer y porque el cuerpo del delito yacía en su cajuela. De su bolso Patricia Monte extrajo el arma feminicida y dejó que cayera sobre la mesa del comedor haciendo saltar un poco las moronas del plato que allí estaba.
-Fue una locura, pero ahora necesito tu ayuda, Lucía.

Mi madre está bromeando, pensó Lucía. Sé que es arrebatada pero no es capaz de matar. La pistola es real, la historia no. Mi mamá no podría matar, menos a Karla que es su amiga, aunque la viera en el peor momento. Eso no.

-Me traicionó. La encontré con un babydoll que Enrique supuestamente me había comprado a mí. La pistola es de Enrique. Yo quería darle una noticia. Y la encontré a ella. Se atrevió a decirme que no era una aventura, que se querían. Me apuñalaron. Ellos me apuñalaron por la espalda. Tuve que entrar al cuarto, la cama estaba destendida, olía a sexo, saqué la pistola. Le di dos veces. No quise dejarla ahí. Me la traje en el coche. Ahora te necesito, hija.

-¿Y Enrique?

-No sé, me ha estado llamando. Yo no puedo pensar. Tú tienes que deshacerte del cuerpo. Pídele a uno de tus amigos que te ayude. No les digas que fui yo.

Lucía seguí incrédula: tomó las llaves del auto, se acercó a la cajuela y, luego de abrirla, contuvo el grito que fue gritado en su cabeza. Recordó sin querer cuando se rompió la nariz, quizá por la abundancia de sangre. Vio que sus dedos temblaban sobre el volante instantes previos a que se decidiera a arrancar.

¿Qué amigos buscar? ¿Alguien discreto o alguien sin escrúpulos? ¿Alguien con quien ya se hubiera acostado o un prospecto capaz de todo? ¿Una mujer o un hombre?

Se dirigió a la casa de Cosme. Se rifa en todo, es talachero, me quiere, me va a ayudar. Se decía a sí misma Lucía.

-¿Qué? No mames, Lucía. Si quieres te doy una lana y te pelas hasta la chingada, yo que sé, al gabacho, donde no te encuentren, pero nada más, güey, el coche lo dejas abandonado.

Después se dirigió a la casa de Brenda. La conocía desde la secundaria, varias veces se habían cubierto las espaldas la una a la otra.

-¿Pero qué te pasó? Vas a ir a la cárcel, no vas a poder escapar. Neta es mejor que te entregues. Es que yo no creo que tú vayas a poder vivir con tu conciencia si no te entregas.

Luego visitó a su prima Laura. De niñas eran uña y mugre, más tarde se distanciaron, pero se caían bien y eran familia.

-Ay, Dios mío, le voy a decir a mis papás. No te puedo dejar ir, por favor, por favor, llamemos a la policía, decimos que has estado aquí toda la tarde, ay, no sé, Lucy, lo siento no quería ponerme a llorar, ¿qué hago?

Lucía decidió cachetear a su prima y gritarle que todo era una broma. Pensó que por lo menos así la descontrolaría y evitaría que hiciera algo muy estúpido.

Se quedó un rato sin saber qué hacer, conduciendo sin rumbo. Se acordó de Julián. Sin explicarle nada, le ordenó que fuera al motel al que habían ido una vez en la carretera hacia el Ajusco. Lo vería en la esquina.

Él ya estaba allí cuando ella llegó con cara de gusto. Ella no quería abrir la boca. Ni siquiera le respondió cuando Julián preguntó si estaba bien que le diera doscientos pesos. Ella sin hacerle caso, pagó, recibió una llave y fue a estacionarse con calma. Bajó la cortina metálica y entonces por fin habló desde un costado de la cajuela, ya no quiso volver a mirar. Él un poco asustado se atrevió a asomarse.

-Ay, cabrón.

-Tenemos que subirla, dejarla en la habitación, esperaremos un rato y luego nos iremos. No nos veremos más.

-Estás completamente enferma. Pinches bromitas.

Julián se fue enojadísimo. Lucía comprendió esa reacción cuando Karla con muchos trabajos salió de la cajuela y le dijo “hola” afablemente. Enseguida timbraba su celular. La voz de su madre quería saber cómo iba todo.

-¿Ya sabes si tienes muchos amigos?

-¿Sólo para probar un puto punto hiciste esto? ¿Y si me da un infarto o diabetes o me suicido? Te juro que lo pensé. Eres una adolescente idiota. Tienes más de cuarenta y eres tan inmadura, tan…
Karla, mientras intentaba desentumirse del paseo de casi dos horas, abogó por su amiga: “no te enfades con tu mami”.

-¿Por qué no te ayudaron tus amigos?

-Pobres de mis amigos, voy a llamarles para disculparme, han de estar preocupadísimos. Te pasaste. Asesinar no es una puta broma, ser cómplice de un homicidio no es para bromear.

-Feminicidio.


-Lo que sea. Y sí tengo amigos, pero qué poca madre.