25 ago. 2009

La sentencia

MAAT: Atención, el jurado ha deliberado y no ha podido llegar a una decisión unánime, por tanto recurriremos a los mensajes de texto que nos ha enviado el público.

CORONA: La cerveza mexicana de mayor venta en todo el mundo lleva hasta sus hogares: El veredicto final.

TONANTZIN: En este momento cerramos las votaciones y le pedimos al interventor que nos traiga el conteo final, pues como nuestro jurado no ha llegado a un acuerdo, ha sido necesaria esta instancia de los mensajes de texto.

MARLBORO: Guárdense su cáncer, su mal aliento, su impotencia, su muerte de neuronas, su cualquiercosa, fumar es cool y fumar es Marlboro. Patrocinador oficial del juicio a Yahvé.

ATENEA: Aquí me están entregado el sobre, en cuanto lo abra sabremos lo que ustedes, la humanidad, han decidido, y procederemos a dictar sentencia. Veamos. (Abre el sobre)

OTRO ANUNCIO: No se pierda el próximo viernes el esperado final de su telenovela: Los dioses también lloran, a las 9 de la noche por el canal de las divinidades.

MAAT: Orden en la sala, les recuerdo que este dictamen es inapelable. Esta corte es la suprema. Por lo mismo no hay necesidad de prolongar la resolución de la sentencia, sea cual fuere el veredicto y la aplicación de la ley tal como quedó estipulado en el Congreso de Dioses y Otras Divinidades del año pasado en el Olimpo. De tal suerte, los mensajes de texto han encontrado al acusado, Yahvé, alias YHW, Adonai, Jehová, Elohim, inocente del cargo de violación y piromanía, y con respecto a los cargos de ocultación de identidad, actitud antisocial, peligrosidad, homicidio y genocidio, ha sido encontrado culpable.

ATENEA: Esta corte decidió que la pena para Yahvé consistirá en volverse mortal y vivir una vida humana común y corriente. Dicha pena aplica a partir de este momento.

YAHVÉ: ¿Una vida humana? ¡Pero esa es la pena máxima! No me lo merezco.

TONANTZIN: No vivirá desde niño sino desde su aspecto actual de anciano y morirá lógicamente dentro de poco tiempo. Tendrá tres opciones para residir: Mogadishu, Somalia; Sinuiju, Corea del Norte, y en la Isla Kanton de Kiribati, en Micronesia.

YAHVÉ: ¿Morir? ¿Soy viejo? ¿Cómo es posible que esté yendo hacia la nada? ¿No tengo dominio sobre lo que mi inteligencia ha concebido? ¿En verdad ya no soy todopoderoso? ¿La eternidad cabe en un sueño? ¿Tendrá mi espíritu de alas, nieblas y magnificencias que ir al destierro en un cuerpo débil? ¿Cómo cabrá mi espíritu en las galeras de una triste epidermis, si puedo concebir cielos, si hice nacer palabras para que existieran cordilleras lentísimas y rápidas tribulaciones de rocíos? ¿No valdrán nada acaso mis palabras, mis arcoiris de arrepentimientos? ¿Así de fácil caeré al silencio, al negro escarnio de la nada? ¿Realmente he de morir? ¿Y además seré consciente de los huesos gritando sus dolores, hambres y quebraduras? Moriré. ¿Para qué me darán la vida por tan poco tiempo? ¿Para que me queme el agua que trate de retener en las manos? ¿Para que me arda la angustia en las yemas al no poder sujetar para siempre ni un sólo instante el agua de la felicidad? No quiero morir. No quiero apagarme. No quiero sentir este vacío en el fondo de mis palabras. La ruina en cada una de ellas. Este perderse, este consumirse, este vivir que no es otra cosa que ir muriendo, y muriendo inminentemente...

Deliberación

NOÉ: Yo que estuve en el Diluvio les digo que sí fue Él, es culpable, no hay duda.

TÁCITO: No hay pruebas históricas de que él haya sido el culpable, que él mismo se inculpe es sólo muestra de una demencia senil, es un pobre viejo, es inocente.

JACOB: Todos deben darse cuenta de que este es un juicio político, no es a Yahvé sino a los israelitas a quienes se están juzgando, imagínense, nosotros que padecimos el Holocausto nazi, primero Hitler asesina a seis millones de judíos y luego viene este juicio, esto es antisemitismo, por supuesto que Yahvé es inocente.
.
SAN AGUSTÍN: Este juicio fue gracia de la divina providencia. Si Dios no quisiera ser juzgado no habría juicio. Si hay juicio es porque quiere ser condenado. ¿Para qué? Para salvarnos, sin duda, él con su condena nos liberara, debe morir para renacer. Comprendan que Dios es a la vez inocente y culpable, y ni lo uno ni lo otro, un misterio. Declarémoslo culpable, tengo fe en que esto es lo que él quiere y la fe no puede equivocarse.
.
JUDITH: Yo no asesiné a Holofernes, fue Yahvé, y si él cometió aquel asesinato utilizando mi propia mano, seguramente también cometió esos otros crímenes usando las manos de otras personas. No hay duda de que él es el único responsable, el único culpable.
.
SAN CIRILO: Este juicio ha sido un continuo blasfemar. Pero tantas blasfemias han venido a ser ninguna. Porque yo pienso que si Dios se deja juzgar, no es Dios. Y, entonces, el verdadero Dios es Jesucristo, y si como vimos no está en las mejores condiciones para recibir su cargo, debemos crear una institución que vele por el cumplimiento de sus mandamientos, propongo que instauremos varias comunidades para explicar ante la gente y obligarlas a que asistan a misas. Para que comprenda que si decidimos que Yahvé era culpable se debe a la inocencia de sus leyes, y debemos luchar para que tales leyes continúen vigentes para siempre.
.
MARX: No enfrentamos a un problema que ya considerábamos superado, la relación laboral hombre-Dios, ¿quién trabaja para quién? Dios necesita liberarse de la especie humana, los seres humanos quieren capitalizar los frutos del trabajo de Dios, mientras que Dios no recibe los beneficios que produce su propia creación, es decir, su fuerza de trabajo está siendo explotada por los humanos, por tanto, el genocidio que cometió no fue sino un despertar de la conciencia de clase, que por ser desorganizado fue infructuoso, pero no por ello lo vamos a condenar, por el contrario, nada debe a la sociedad, lo único que Dios debe perder son sus cadenas. Necesitamos dos, tres, cien Sodomas, que se unan los dioses de los cielos para acabar con la opresión que los humanos les imponen. Inocente.
.
HYPATIA: Quisiera recordarles que Dios es infinito, por tanto es invisible, vemos cosas finitas, y si sabemos que existe lo infinito es por la continua transformación de las cosas finitas, que además nos resultan inabarcables, lo finito, pues, tiende a ser infinito y viceversa; gracias a ello lo captamos, pero nuestra percepción sería errada al confundir en las cosas finitas la infinita, a la cual podríamos mejor señalar como el todo, o bien, lo Uno, y si identificamos a Dios con el Uno, o con el Todo, notaremos la imposibilidad de conocerlo más que por parcialidades, estos días de juicio nos habremos representando una de esas parcialidades, pero no el infinito ni la totalidad, ni el Uno, por tanto, aunque sea una parcialidad culpable, no podemos aseverar lo mismo del todo, digo con esto que para mí es inocente.
.
LENNON: Quiero imaginarme que no hay culpables ni inocentes, pero como tengo que hablar, diré por decir algo, que es inocente.

DAVID: Habían dos hombres que tenían cada uno una hija. Uno de estos hombres ofendió al otro, que se cobró robándose a la hija del que lo había ofendido. Para que le regresara a su hija el primer hombre fue a pedirle perdón al segundo y le ofreció holocaustos, quedó tan complacido el segundo hombre que le dio al primero no sólo a la hija que le correspondía, sino también la suya propia. Y esa hija se llama Humanidad. Yahvé ha creído que puede darnos y quitarnos bienes a su antojo y tratarnos como si fuéramos cosas. Nos entrega leyes absurdas como la monogamia y después nos da muchas mujeres y luego asesina a nuestros primogénitos. Está loco. Es culpable.
.
SADE: Comprendo, señores, el sentido de este juicio: dar una lección de moral a los ciudadanos. Para ello, me parece un grave defecto el que parte del jurado sean personas allegadas a la religión, pues por sus creencias les será imposible mantener un juicio equilibrado. La reflexión que debemos hacer es a tal grado compleja que difícilmente un religioso podrá seguirla. Se trata de ver si condenando las crueldades de Yahvé pueden las personas ser menos crueles. Mientras lo tengan como ejemplo a seguir mal andaremos. Mas considero que hace falta meditar otro asunto, a saber, ¿será el castigo del perverso el mejor remedio para educar en el bien? No lo creo, porque no se puede castigar sin lastimar. Lo que triunfa nunca es el bien, sino un mal aún más poderoso. Sin embargo, si mostramos la apariencia de un mal, por ejemplo: Yahvé triunfante, horrorizaremos a la población, es decir, se avergonzarán del mal y estarán listos para las virtudes. Aunque resulte horrendo, declaremos inocente a Yahvé.
.
NIETSZSCHE: Yo me río de este juicio y me río del tonto que se cree muy listo. El pobre humano quiere progresar a través de juicios y no ha sido capaz de enjuiciarse a sí mismo. ¿Qué es un juicio sino la irracionalidad vestida de seria? Yo estoy en contra. ¿Por qué juzgar a Yahvé y no al Anticristo? El verdadero miedo no es a la inmoralidad sino a la amoralidad. Y yo soy el amoral que nadie tolera porque estoy elevado muy por encima de las pequeñas ideas de los leguleyos. Despreciad las leyes y algún día serás justo. No juzguemos al superhombre con nuestra visión de superhormigas. Algunos esperan que yo, el gran Anticristo, el máximo pensador que ha existido, el mejor cerebro de Alemania, que es como de decir de todas las Galaxias, el creador de los evangelios de Zaratustra, me pronuncie con una sola palabra, culpable o inocente, no les daré ese gusto. Yahvé no me interesa, soy muy superior a él como para juzgarlo. Adiós. (Vase pero deja un papel que dice: culpable)

19 ago. 2009

María y José

CICERÓN: Señorita, quiero que comprenda bien el asunto de este interrogatorio, se acusa a mi cliente, a don Yahvé, de muchas infamias, ya hemos demostrado la inconstitucionalidad del juicio, la poca honorabilidad del fiscal y la falta de pruebas acerca de todos los crímenes que se le imputan, pero se ha alegado además que Él tuvo un hijo a través de usted, por tanto, dicen los injuriantes, usted fue usada, violada y preñada sin que se le haya dado a elegir. Y yo pregunto, ¿es verdad que el injustamente acusado la embarazó? Y algo más, ¿se arrepiente acaso de haber traído al mundo a su hijo Jesús?

MARÍA: No, yo sólo sabía de nuestro Señor de oídas, ahora lo veo por primera vez. El padre de mi hijo es mi esposo, José. Y por supuesto que no me arrepiento de haber parido a todos mis hijos.

YAHVÉ: ¿Lo ven? Soy inocente, que no se vuelva a pronunciar el nombre de ese mal hijo.

MAAT: Silencio, señor acusado, aquí usted no está en condiciones de condenar a nadie ni de hacer prohibiciones. No voy a permitir esas actitudes. Guarde silencio.

MARÍA: Jesús no fue un mal hijo, sólo que cuando creció se enteró de algunas cosas que ahora prefiero callar y eso lo hizo distanciarse de mí y de su padre.

CICERÓN: Con que haya declarado que Yahvé no es el padre mi interrogatorio ha concluido, gracias, puede retirarse.

GABRIEL: Un momento, María, ¿me recuerdas?

MARÍA: Claro.

GABRIEL: Quisiera que le contaras al jurado cómo nos conocimos.

CICERÓN: ¡Por Júpiter! Eso es innecesario.

ATENEA: Procede.

MARÍA: Estaba tocando un cuchillo, nerviosa, ¿mataría mi vientre o me mataría yo? Tenía miedo de ser lapidada. Entonces tú apareciste. Apartaste el acero. Me abrazaste. Dijiste que tendría un esposo que me protegiera y que al casarse conmigo me ayudaría a que no me mataran. Tal como ocurrió.

GABRIEL: ¿Te dije o no te dije que ese hijo te lo mandaba Dios por obra y gracia del Espíritu Santo?

MARÍA: Algo así recuerdo.

GABRIEL: ¿Por qué has dicho que José es el padre?

MARÍA: Quiero olvidar. Tengo derecho a olvidar.

GABRIEL: No olvides. El olvido interfiere con la indignación, evita la restauración de la justicia. No olvides, habla mujer.

MARÍA: De acuerdo, fui ultrajada por un extranjero que no recuerdo cómo se llamaba.

YAHVÉ: ¿Qué esperan? ¡A lapidarla por puta!

CICERÓN: (a Yahvé) espérese, no le digo.

GABRIEL: ¿Yahvé, no eres todopoderoso, no es más difícil crear cielos y tierra que proteger a una pobre mujer, no es verdad que sin ti ninguna hoja caería, no eres tú culpable en esa violación, aunque no hayas sido tú el violador?

CICERÓN: ¡Esa es una idiotez!

YAHVÉ: Le mandé una enfermedad a aquel romano para que muriera pronto. Pero de haber sabido, lo dejaba vivo para que se llevara a esa mujerzuela y al espurio lejos de mi país. Aunque ella lo que merecía era miles de pedradas.

GABRIEL: Por eso dije que era obra tuya, no evitas que un soldado viole a una pobre muchacha, pero ordenas asesinar a la que no es virgen, tú deberías ser el responsable de todos los hijos de las guerras, de las invasiones, de la miseria. Todos los niños sin padre son tuyos, irresponsable.

YAHVÉ: Yo creé los cielos y la tierra, ¿no te parece suficiente? Claro que yo soy el padre de todos ustedes, hijos de la chingada, yo los saqué del polvo, de la pinche nada en la que estaban. Me deben la vida, no es para que me anden juzgando. Irresponsable tú que osas hablarme de frente. Yo con la tierra hago lo que se me dé la gana, que para eso la creé. Si no quieres niños huérfanos, cásate con una ramera y acostúmbrate a los cuernos, como ese tal José.

JOSÉ: No voy a permitir esas palabras. No me está insultando a mí sino a mi esposa. Es verdad que cuando la conocí ya estaba embarazada, ella me contó cómo fue violada, le propuse matrimonio porque desde entonces yo sentía que las leyes nomás se habían hecho para beneficiar a unos cuantos, a los poderosos, y que no se podía llamar justicia a esos caprichos absurdos y crueles que había en las leyes de Dios o de Moisés o de los Escribas, yo no sé quién las inventaría. Pero desde aquellos días, yo ya vivía sin Dios. Y como vivía feliz, así quise educar a mis hijos, a todos los enseñé así. Sólo que Jesús notó que él era diferente, parecía romano, y su primo le contó la historia de su nacimiento, cómo tuvimos que huir María y yo de las habladurías. Y entonces, el pobre empezó a cuestionarse quién era su verdadero padre, pensó que yo era más su padre que aquel soldado, pero también pensó que por pertenecer a la cultura de David, éste era su padre, pero quiso estudiar y dijo que apreciaba más otras culturas, y dijo que el origen del hombre es más antiguo, que uno hereda cosas de siglos, y se puso a pensar en el origen de la tierra, y se empezó a volver loco, o al menos yo ya no le entendí más, pero seguí queriendo a mi hijo Jesús, como a los demás.

CICERÓN: El punto es que no hubo violación, todo lo demás son chismes que no vienen al caso.

MAAT: Tiene razón, abogado, con esto terminamos los interrogatorios y el Jurado procederá a liberar sobre las acusaciones al señor Yahvé. Posteriormente dictaremos sentencia. Se abre el último receso.

REPORTERA: Mientras tanto, ¿qué han dicho los famosos acerca de este Juicio? Veamos y no olvide mandar sus mensajes de texto con la palabra Culpable o Inocente al *666.

SATANÁS: Yo creo que Él ha cometido errores, pero si le otorgó libertad al ser humano, me parecía muy negativo si este tribunal le quitar su libertad o algo peor como ya se rumora en algunos lugares, yo estoy a favor de una amnistía, de una negociación.

EL OBISPO DE ECATEPEC: Como dijo algún profeta, el catolicismo ya no necesita a Yahvé, por mí que lo manden a la silla eléctrica, estamos lo suficientemente bien organizados para continuar con nuestra labor pase lo que pase, aunque si les tendremos que pedir a nuestro feligreses una mayor cooperación en cuanto a los diezmos.

DALAI-LAMA: Esto es organizado por el gobierno de China, primero Yahvé y luego el que sigue, ¿y quién es el que sigue?

VICENTE FOX: Para todos aquellos que me han infamado, Fox les dice que son unos calumniadores, yo no tengo ni he tenido jamás amistad con Yahvé, Él nunca le hizo favores a Fox, Vicente Fox está limpio y niega toda relación con Yahvé que me quieran imputar.

STEVEN SPIELBERG: (con voz doblada) Sí, ya estamos negociando con Yahvé en dado caso que sea condenado a la silla eléctrica para adquirir los derechos sobre su vida, creo que será una gran película, yo mismo la dirigiría, podríamos hacer una trilogía, sólo esperamos el dictamen final.

El espurio...

TONANTZIN: Que pase el testigo, Jesús de Nazaret

GABRIEL: ¿Cómo se considera, Dios, hijo de Dios, o un hombre como cualquiera?

JESÚS: Antes dime, ¿qué es el ser humano, sólo carne; o huesos y alma; o sólo espíritu?

GABRIEL: No estamos para debatir el ampuloso tema de la humanidad, sino para resolver la culpabilidad o inocencia de Yahvé y para ello creo preciso que declare si se considera parte de Él, su hijo o un ser distinto.

JESÚS: Alguna vez dije: dad al César lo que de él es. Pues bien, digo que mi carne es humana y la carne proviene de la carne, así como el espíritu del espíritu. Como mi carne y mi espíritu son mansos, hermanos míos, pueden llamarme hijo de Dios.

CICERÓN: Si los pacíficos son hijos de Dios es porque Dios es pacífico, ¿estoy bien?

JESÚS: ¿El hijo de un asesino es un asesino? No juzguéis a los hijos por sus padres ni a los padres por sus hijos, (nervioso) cada quien es hijo de sus propios actos.

CICERÓN: (aparte) Otro loco.

GABRIEL: ¿Qué opinión te merece el genocidio del diluvio y el posterior en Sodoma?

JESÚS: ¿Qué opinión le merece a un médico un huracán que acaba con una ciudad? Va en busca de sobrevivientes, quiere rescatar de la muerte a los más posibles y remediar el dolor de los que sufran. ¿Se pregunta por los responsables o por las víctimas? No, no juzga a los gobiernos o a los pobladores, ni a la naturaleza ni la ingeniería, simplemente rescata y ayuda a los que puede.

GABRIEL: ¿Participó en esos genocidios? ¿Colaboró, fue consultado, estuvo en sus manos impedirlo, lo apoyó, algo?

JESÚS: (Agitado) El buen pastor da la vida por su rebaño. Los pastores no cargan espadas, no asesinan a sus ovejas. ¿Si yo hubiera pulsado la espada que calcinó Sodoma o si hubiera ordenado la furia de los mares para diluviar sobre el mundo, cómo podría predicar paz y amor? Mas ¿pude evitarla? ¿Cómo si no había nacido?

GABRIEL: ¿Quién es su padre?

JESÚS: Mi padre, mi origen, es el mismo que el tuyo.

GABRIEL: ¿Su padre es quien ordenó el Diluvio y la destrucción de Sodoma?

JESÚS: (Visiblemente descompuesto) Tú lo has dicho.

GABRIEL: (Preocupado) ¿Te sientes bien?

JESÚS: (Febril) ¿Debí condenar aquellas destrucciones? La gente me seguía, creía en mis palabras y en mis actos, pero nunca me atreví a hablar en contra de nuestro padre a pesar de que no me gustaban sus leyes, estaba seguro de que esas leyes fueron de Moisés, no de Dios. La única ley de Dios tendría que ser el amor. Pero Sodoma no fue destruida por amor. ¿Habrá sido Satanás? ¿Mi padre es un asesino, un violador, un ser de espada sanguinaria?

CICERÓN: Parece que el testigo no está en condiciones de continuar declarando. Démosle un descanso.

JESÚS: Tranquilícese, señor abogado, no estoy indispuesto… sólo soy un genocida. De tener un dedo flamígero ¿no hubiera matado a los mercaderes del templo? A veces he sentido una espada desenvainándose desde mi mente hasta mi boca y he herido a las personas que digo querer. ¿Por qué no puedo ser sólo espíritu? ¿Por qué soy malo? ¿Es culpa de mi padre? No puedo aceptar sus reglas, no puedo imponer las mías. Pero amo el mundo, la vida, la creación. No, no, este mundo es horrible, corrupto, violento, enfermo. No destruí Sodoma, pero podría destruirla si tuviera el poder. ¿Quién de ustedes no lo haría? Todos hemos anhelado la destrucción. Todos somos culpables.

ATENEA: Testigo, su conducta no parece sensata, si tiene algo qué decir, ¿qué pruebas tiene?

JESÚS: Es cierto, soy un testigo sin testigos, pero no un loco. Satanás podría responder por mí. Él ayer me convenció de presentarme y declarar mi responsabilidad. He pecado por omisión. Pero tenía miedo y tenía odio y tenía una gran ceguera y ganas renunciar, de morir, de ser amado. Es cansado ser hombre. El obrero que trabaja doce horas y regresa a casa y oye que un ladrón está asaltando a otro hombre, ¿saben lo que hace? Entra a su casa y cierra la puerta, luego le predica a sus hijos para que sigan teniendo miedo. Yo he sido ese hombre. Nadie me ha entendido nunca.

GABRIEL: Tal vez si no se autocensurara y dijera las cosas claramente.

JESÚS: La vida no es clara. Llegas al mundo y puedes pecar desde el día de tu nacimiento, puedes ser condenado y vivir un infierno desde ese día, ¿no son los recién nacidos inocentes? Y sin embargo, los obligan a cumplir con reglas que no pueden entender. Mi padre y el padre de mi padre y el primer hombre y el primer ser sobre la tierra, todos sufrieron desde el primer día. Sólo podemos agradecer la vida si la gozamos y tantas leyes son sólo para sufrirla más. Yo no sé qué es lo mejor. Hablé como si supiera y sin darme cuenta estuve a favor del crimen, de la destrucción y de la violación.

YAHVÉ: Señoría, ese bastardo ya habló demasiado.

CICERÓN: Déjeme esto a mí, no le conviene expresarse de ese modo, da mala impresión.

YAHVÉ: Lo que debes hacer es demandarlo porque durante dos mil años me ha estado difamando. Interroga a María para que oigas la verdad y luego demandamos al espurio de Nazareth.

10 ago. 2009

Pausa

No he terminado aún el teatralismo del Juicio a Yahvé, las cosas jurídicas son lentas. Ja. Mientras, coloco este link de un escrito mío sobre la comunicación y mi visión pesimista:

http://www.siriusfem.com/canal6/misociedad_ruidos.html

Se trata de un desvarío que hago pasar por ensayo, el cual mi amiga (la latosa) publica sin reprenderme ni amonestarme, generosidades que le agradezco.