7 dic. 2015

Noticia

Esta noticia me grita intensos versos de veintidós sílabas sin centro
que son de arte desmedido por la contentura ciega de montaña rusa,
aunque tuve miedo y suerte, niñez y ansiedad, saliva en colmillos por dentro,
pues hay ferocidades en las fauces de los instantes previos a la chuza
(y estos instantes fueron meses: un año se hizo canoso con su firma)
Al fin cayeron los bolos, tierra a la vista al fin, ¡Y es l’ora de la comida!
Sólo no olvido lo amargo en el paladeo de la moneda de la vida.