25 ago. 2009

La sentencia

MAAT: Atención, el jurado ha deliberado y no ha podido llegar a una decisión unánime, por tanto recurriremos a los mensajes de texto que nos ha enviado el público.

CORONA: La cerveza mexicana de mayor venta en todo el mundo lleva hasta sus hogares: El veredicto final.

TONANTZIN: En este momento cerramos las votaciones y le pedimos al interventor que nos traiga el conteo final, pues como nuestro jurado no ha llegado a un acuerdo, ha sido necesaria esta instancia de los mensajes de texto.

MARLBORO: Guárdense su cáncer, su mal aliento, su impotencia, su muerte de neuronas, su cualquiercosa, fumar es cool y fumar es Marlboro. Patrocinador oficial del juicio a Yahvé.

ATENEA: Aquí me están entregado el sobre, en cuanto lo abra sabremos lo que ustedes, la humanidad, han decidido, y procederemos a dictar sentencia. Veamos. (Abre el sobre)

OTRO ANUNCIO: No se pierda el próximo viernes el esperado final de su telenovela: Los dioses también lloran, a las 9 de la noche por el canal de las divinidades.

MAAT: Orden en la sala, les recuerdo que este dictamen es inapelable. Esta corte es la suprema. Por lo mismo no hay necesidad de prolongar la resolución de la sentencia, sea cual fuere el veredicto y la aplicación de la ley tal como quedó estipulado en el Congreso de Dioses y Otras Divinidades del año pasado en el Olimpo. De tal suerte, los mensajes de texto han encontrado al acusado, Yahvé, alias YHW, Adonai, Jehová, Elohim, inocente del cargo de violación y piromanía, y con respecto a los cargos de ocultación de identidad, actitud antisocial, peligrosidad, homicidio y genocidio, ha sido encontrado culpable.

ATENEA: Esta corte decidió que la pena para Yahvé consistirá en volverse mortal y vivir una vida humana común y corriente. Dicha pena aplica a partir de este momento.

YAHVÉ: ¿Una vida humana? ¡Pero esa es la pena máxima! No me lo merezco.

TONANTZIN: No vivirá desde niño sino desde su aspecto actual de anciano y morirá lógicamente dentro de poco tiempo. Tendrá tres opciones para residir: Mogadishu, Somalia; Sinuiju, Corea del Norte, y en la Isla Kanton de Kiribati, en Micronesia.

YAHVÉ: ¿Morir? ¿Soy viejo? ¿Cómo es posible que esté yendo hacia la nada? ¿No tengo dominio sobre lo que mi inteligencia ha concebido? ¿En verdad ya no soy todopoderoso? ¿La eternidad cabe en un sueño? ¿Tendrá mi espíritu de alas, nieblas y magnificencias que ir al destierro en un cuerpo débil? ¿Cómo cabrá mi espíritu en las galeras de una triste epidermis, si puedo concebir cielos, si hice nacer palabras para que existieran cordilleras lentísimas y rápidas tribulaciones de rocíos? ¿No valdrán nada acaso mis palabras, mis arcoiris de arrepentimientos? ¿Así de fácil caeré al silencio, al negro escarnio de la nada? ¿Realmente he de morir? ¿Y además seré consciente de los huesos gritando sus dolores, hambres y quebraduras? Moriré. ¿Para qué me darán la vida por tan poco tiempo? ¿Para que me queme el agua que trate de retener en las manos? ¿Para que me arda la angustia en las yemas al no poder sujetar para siempre ni un sólo instante el agua de la felicidad? No quiero morir. No quiero apagarme. No quiero sentir este vacío en el fondo de mis palabras. La ruina en cada una de ellas. Este perderse, este consumirse, este vivir que no es otra cosa que ir muriendo, y muriendo inminentemente...

3 comentarios:

Aritum Bonitae dijo...

Qué hermosa queja de el Don :`) ¿Seguirá la parte dónde vende en una cadena de comida rápida? :D

Me has alegrado mi clase de Riesgo e Impacto Ambiental ;)

Te quiero harto

Ksiel Rodh dijo...

En definitiva, una introspección muy humana con el sarcasmo de la divinidad o de la humanidad divina, ironia más que sarcasmo.

Los Dioses deben estar felices también.

Ksiel Rodh dijo...

¡Ah!... Se me olvidaba decirte, ya estás en mi blog roll