19 ago. 2009

María y José

CICERÓN: Señorita, quiero que comprenda bien el asunto de este interrogatorio, se acusa a mi cliente, a don Yahvé, de muchas infamias, ya hemos demostrado la inconstitucionalidad del juicio, la poca honorabilidad del fiscal y la falta de pruebas acerca de todos los crímenes que se le imputan, pero se ha alegado además que Él tuvo un hijo a través de usted, por tanto, dicen los injuriantes, usted fue usada, violada y preñada sin que se le haya dado a elegir. Y yo pregunto, ¿es verdad que el injustamente acusado la embarazó? Y algo más, ¿se arrepiente acaso de haber traído al mundo a su hijo Jesús?

MARÍA: No, yo sólo sabía de nuestro Señor de oídas, ahora lo veo por primera vez. El padre de mi hijo es mi esposo, José. Y por supuesto que no me arrepiento de haber parido a todos mis hijos.

YAHVÉ: ¿Lo ven? Soy inocente, que no se vuelva a pronunciar el nombre de ese mal hijo.

MAAT: Silencio, señor acusado, aquí usted no está en condiciones de condenar a nadie ni de hacer prohibiciones. No voy a permitir esas actitudes. Guarde silencio.

MARÍA: Jesús no fue un mal hijo, sólo que cuando creció se enteró de algunas cosas que ahora prefiero callar y eso lo hizo distanciarse de mí y de su padre.

CICERÓN: Con que haya declarado que Yahvé no es el padre mi interrogatorio ha concluido, gracias, puede retirarse.

GABRIEL: Un momento, María, ¿me recuerdas?

MARÍA: Claro.

GABRIEL: Quisiera que le contaras al jurado cómo nos conocimos.

CICERÓN: ¡Por Júpiter! Eso es innecesario.

ATENEA: Procede.

MARÍA: Estaba tocando un cuchillo, nerviosa, ¿mataría mi vientre o me mataría yo? Tenía miedo de ser lapidada. Entonces tú apareciste. Apartaste el acero. Me abrazaste. Dijiste que tendría un esposo que me protegiera y que al casarse conmigo me ayudaría a que no me mataran. Tal como ocurrió.

GABRIEL: ¿Te dije o no te dije que ese hijo te lo mandaba Dios por obra y gracia del Espíritu Santo?

MARÍA: Algo así recuerdo.

GABRIEL: ¿Por qué has dicho que José es el padre?

MARÍA: Quiero olvidar. Tengo derecho a olvidar.

GABRIEL: No olvides. El olvido interfiere con la indignación, evita la restauración de la justicia. No olvides, habla mujer.

MARÍA: De acuerdo, fui ultrajada por un extranjero que no recuerdo cómo se llamaba.

YAHVÉ: ¿Qué esperan? ¡A lapidarla por puta!

CICERÓN: (a Yahvé) espérese, no le digo.

GABRIEL: ¿Yahvé, no eres todopoderoso, no es más difícil crear cielos y tierra que proteger a una pobre mujer, no es verdad que sin ti ninguna hoja caería, no eres tú culpable en esa violación, aunque no hayas sido tú el violador?

CICERÓN: ¡Esa es una idiotez!

YAHVÉ: Le mandé una enfermedad a aquel romano para que muriera pronto. Pero de haber sabido, lo dejaba vivo para que se llevara a esa mujerzuela y al espurio lejos de mi país. Aunque ella lo que merecía era miles de pedradas.

GABRIEL: Por eso dije que era obra tuya, no evitas que un soldado viole a una pobre muchacha, pero ordenas asesinar a la que no es virgen, tú deberías ser el responsable de todos los hijos de las guerras, de las invasiones, de la miseria. Todos los niños sin padre son tuyos, irresponsable.

YAHVÉ: Yo creé los cielos y la tierra, ¿no te parece suficiente? Claro que yo soy el padre de todos ustedes, hijos de la chingada, yo los saqué del polvo, de la pinche nada en la que estaban. Me deben la vida, no es para que me anden juzgando. Irresponsable tú que osas hablarme de frente. Yo con la tierra hago lo que se me dé la gana, que para eso la creé. Si no quieres niños huérfanos, cásate con una ramera y acostúmbrate a los cuernos, como ese tal José.

JOSÉ: No voy a permitir esas palabras. No me está insultando a mí sino a mi esposa. Es verdad que cuando la conocí ya estaba embarazada, ella me contó cómo fue violada, le propuse matrimonio porque desde entonces yo sentía que las leyes nomás se habían hecho para beneficiar a unos cuantos, a los poderosos, y que no se podía llamar justicia a esos caprichos absurdos y crueles que había en las leyes de Dios o de Moisés o de los Escribas, yo no sé quién las inventaría. Pero desde aquellos días, yo ya vivía sin Dios. Y como vivía feliz, así quise educar a mis hijos, a todos los enseñé así. Sólo que Jesús notó que él era diferente, parecía romano, y su primo le contó la historia de su nacimiento, cómo tuvimos que huir María y yo de las habladurías. Y entonces, el pobre empezó a cuestionarse quién era su verdadero padre, pensó que yo era más su padre que aquel soldado, pero también pensó que por pertenecer a la cultura de David, éste era su padre, pero quiso estudiar y dijo que apreciaba más otras culturas, y dijo que el origen del hombre es más antiguo, que uno hereda cosas de siglos, y se puso a pensar en el origen de la tierra, y se empezó a volver loco, o al menos yo ya no le entendí más, pero seguí queriendo a mi hijo Jesús, como a los demás.

CICERÓN: El punto es que no hubo violación, todo lo demás son chismes que no vienen al caso.

MAAT: Tiene razón, abogado, con esto terminamos los interrogatorios y el Jurado procederá a liberar sobre las acusaciones al señor Yahvé. Posteriormente dictaremos sentencia. Se abre el último receso.

REPORTERA: Mientras tanto, ¿qué han dicho los famosos acerca de este Juicio? Veamos y no olvide mandar sus mensajes de texto con la palabra Culpable o Inocente al *666.

SATANÁS: Yo creo que Él ha cometido errores, pero si le otorgó libertad al ser humano, me parecía muy negativo si este tribunal le quitar su libertad o algo peor como ya se rumora en algunos lugares, yo estoy a favor de una amnistía, de una negociación.

EL OBISPO DE ECATEPEC: Como dijo algún profeta, el catolicismo ya no necesita a Yahvé, por mí que lo manden a la silla eléctrica, estamos lo suficientemente bien organizados para continuar con nuestra labor pase lo que pase, aunque si les tendremos que pedir a nuestro feligreses una mayor cooperación en cuanto a los diezmos.

DALAI-LAMA: Esto es organizado por el gobierno de China, primero Yahvé y luego el que sigue, ¿y quién es el que sigue?

VICENTE FOX: Para todos aquellos que me han infamado, Fox les dice que son unos calumniadores, yo no tengo ni he tenido jamás amistad con Yahvé, Él nunca le hizo favores a Fox, Vicente Fox está limpio y niega toda relación con Yahvé que me quieran imputar.

STEVEN SPIELBERG: (con voz doblada) Sí, ya estamos negociando con Yahvé en dado caso que sea condenado a la silla eléctrica para adquirir los derechos sobre su vida, creo que será una gran película, yo mismo la dirigiría, podríamos hacer una trilogía, sólo esperamos el dictamen final.

No hay comentarios: