18 jul. 2012

Minera metafísica


Y así, la filosofía se inicia del modo más antipoético por una pregunta.
M. Zambrano

I

Y así, del modo más antipoético,
Pregunto: ¿quién es ella?, la minera
que me hizo ductos de dudas sin luz.

Esa obrera metafísica ha entrado,
sin llaves, a mi aire a descifrarme
y con sus finos filos me ha rasgado.

II

Dentro de la minera metafísica
hay una mina de emociones ásperas,
firmes pieles minerales que abrazan
unos milagros que son piedras, y ojos
que son palabras, o bien, amaneceres,
dos resinas redondas que miran
con avaricia mi avidez de verla.

III

Cuando la minera se duerme, tiembla,
cuando la minera despierta, yo tiemblo.

IV

He visto viéndome a su ámbar cómplice.
Un idioma muerto ha cobrado vida
por el tamiz de su voz y he escuchado
en su risa el devenir de la dicha
es toda una campanada de caos
es una niña que corre al baño
es un sexo fluente que sin fin muerde
es minera que no quiere ser musa.

1 comentario:

Balbina Rey Álvarez dijo...

Con la musa no sólo se tienen relaciones de amor sino que seguro hay relaciones de recelo, de temor, de odio. Pero si la musa no quiere ser musa,que no se queje el poeta, el poeta tiene numen.