26 ene. 2011

Otro enero


Un dedo del aire mueve la sombra
desliza tu voz a otro enero
en éste se queda de humo
una quietud de columnas
de tus palabras un fragmento vibra
hace pliegues en el tiempo
funde los ríos de los días
en una sola estancia azul
en una grande y continua presencia
en un calmo latir de mar
es la sentida certeza de lo venidero
pero es sólo verte de nuevo
el silencio de la ciudad
cuando platicas
tus frases llaves de mil puertas
tu risa que hace reír al calendario
tengo la certeza de tu mejilla cálida
apartándose
entregándome al aire de otro enero
me parece haber sobrevivido
y haber guardado tus pasos en mis planes
junto a la certeza de mi falta de ti
mientras voy de regreso
y avanzo
con el reloj
hacia no sé qué casa
con un dedo el aire mueve
las proyecciones opacas
de lo que llaman presente.

No hay comentarios: