16 mar. 2010

Cada instante lo inmóvil se renueva

Cada instante lo inmóvil se renueva.
Eso pensé unos segundos,
la tarde estaba echada sobre la calle,
la tarde y la calle eran pieles,
que para aquietarse se movían,
las sombras que se desgajaban,
de los árboles parecían caricias,
la calle y la tarde eran amorosos
avatares del tiempo y del espacio,
yo veía esa unión y sentí que no era verdad,
sentí que existe lo inmóvil
pero después
por el latir sin freno de mis ojos
mis ojos que tantas cosas agitan
vi que todo fue un momento absurdo
unas cuantas palabras sin sentido:
“cada instante lo inmóvil se renueva”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Qué hermoso poema! Ahora, que lo leí en silencio, a solas, me gustó más. Nada hay inmovil, todo en el universo está en perpetuo cambio. El eterno cambio es lo único que no cambia. Gracias por cada día ser más profundo, gracias por cada día escribir mejor y permitirme disfrutar tu poesía. Tú sabes que considero que, por encima de todo, eres un poeta. Y un magnífico poeta. Lo digo con toda honestidad.

Bal