13 abr. 2009

Prohibido leer post de las ex!

A las Ex-Parejas se les debería prohibir terminamente meter las narices en los blogs de sus antigüos amantes. Y conste que no es porque yo tenga queja contra alguna, por si alguna leyere yo le daría la bienvenida. Lo que pasó fue lo contrario, yo metí mis narices en el blog de una ex.
No me pregunten cómo llegué ahí, el punto es que llegué y que deseaba chismear en sus asuntos. ¿Por qué? Porque soy chismoso y basta. El problema es que no encontré ninguna información diáfana, puras vaguedades, que poco me dicen de su vida y mucho me hacen sospechar de ingratos olvidos.
Aunque debo decir que me consuela un poco leer en su perfil remotas huellas mías, pues entre sus autores favoritos está Guillermo Fadanelli.
En la primera hoja del ejemplar que está en mi librero de Te veré en el desayuno del Willy Faronelli, había una dedicatoria para ella de parte del que estuvo antes que yo, pero ella arrancó esa hoja delante de mí y me regaló el libro porque sabía que a mí me gustaba ese autor. Ella prefería a Naief Yehya (que ya no está en su lista de autores predilectos), insistía en que era mejor cuentista que Chafanelli, yo le llevaba la contraria, no sé por qué. Leímos juntos Historias de mujeres malas y, tal vez ella no recuerde, yo la estuve chingando para que escribiera sus impresiones de aquellos cuentos, o tal vez sí, publicó una reseña en su blog y no está mal...

4 comentarios:

Falma Telemna dijo...

Por fortuna ningún ex mio, tiene blog, ni bloggea, así que me ahorro el trámite pero me ha tocado ser testigo de cada historia de pleito de blog a blog, que coincido, deberían de prohibirlo, sobre todo, porque al menos tu, obtuviste tus recuerdos, con frecuencia las historias que yo he visto no obtienen nada.

Antonio Rangel dijo...

bueno, ningún ex que tú sepas... te agradezco que te hayas detenido a comentar... saludos

Latamoderna dijo...

toñito toñito, no dejarás de ser hombre...

Lo que se debería de prohibir es poner links a los blogs de las exs, porque amigas chismosas podrían correr a leerlo.

Antonio Rangel dijo...

pues claro que no dejaré de ser hombre, aunque me canse de este oficio a veces, pero no dejaré de serlo... Cris, te escribí algo!