5 may. 2008

Café Majada

Majada es una de esas palabras difíciles, cuyas acepciones divergentes podrían ocasionar más de un disgusto. A mí no me preocupa su dificultad porque no suelo ver lo difícil en lo bello. Y es bella. Tanto que Garcilaso la ocupó:

si tú respondes pura y amorosa
al verdadero amor de tu Tirreno,
a mi majada arribarás primero
que'l cielo nos amuestre su lucero.

Por el contexto es notorio que ‘majada’ es un lugar, y con un poco de información sabríamos que el ‘yo’ de ese poema es un pastor, por lo cual majada debería ser un lugar de pastores. Y sí, éste es el primer significado que registra la Real Academia Española: Lugar donde se albergan los pastores. Pero también donde se resguarda el ganado. Y por esa razón comienzan los problemas.
Como hombre de ciudad no sé de cierto, pero supongo que las majadas pueden apestar muy fácilmente. Conozco el hedor de los circos por la mañana y me imagino que en una majada algo semejante ocurre. Por eso la palabra ha de tener sus otras significaciones, que resultan necesariamente malolientes: estiércol de animales y excremento humano.
¿Cómo es posible que majada designe esas apestosas realidades?
El mundo bucólico, como sabemos, se trasladó a la literatura idílicamente. Las ciudades, que siempre han sido fábricas de fratricidas, motivaban a los poetas a exiliarse, al menos en sueños, al campo, y allí imaginaban una vida edénica.
Pero los pastores eran muy callados y comían con las manos y no entendían discursos sobre la edad de oro. Para colmo fonéticamente se parece mucho a manada. Y los pastores acaso quisieron alguna vez decir manada y dijeron majada, o al revés. El punto es que en menos de cuatrocientos años Juana de Ibarbourou escribía esto:

- ¿Adónde vas, pastora de mirada encantada?
- Voy a prados de rosas a pacer mi majada.
Y trina, trina, trina la flauta de cristal
Y se apiada la gula del lobo y el chacal.

Ella utiliza la palabra ‘majada’ para referirse a una manada, significado que se usa sólo en Uruguay y Argentina, según creo.
Puede haber otras acepciones. Berceo también la utilizó en una cuarteta que mi pudor me impide transcribir con un significado que no alcanzo a precisar: "Los ojos ovo presos e la faz bien majada".
Emilia Pardo Bazán utiliza ‘majada’ también como adjetivo: ‘nuez majada’, ‘anchoa majada’, ‘almendra majada’. ¿Será una locura culinaria, gallega o femenina? ¿O será una necedad de la RAE no incluir ese otro significado que, sin duda, existe?
Un académico pensaba hacia 1946 que ‘Madrid’ provenía de ‘Majada’. Quién sabe en cuál de sus significaciones. Pero lo más seguro es que se equivocara. Los eruditos se la pasan cometiendo errores. No así los poetas, que como utilicen las palabras, las hacen relucir, para prueba dos de mis preferidos: Miguel Hernández:

¡Ay, majada segura!,
no dejes que me pierda en los alcores
armados de alacranes y culebras;
que paste sola agrillo de temores,
que embarrancada quede en estas quiebras.

y César Vallejo:
Rumia la majada
y se subraya de un relincho andino.
En la edición de la Reina Valera de la Biblia en 1909 también se menciona esta palabra: “En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel será su majada: allí dormirán en buena majada, y en pastos gruesos serán apacentadas sobre los montes de Israel.”
¿Y para qué tanta majada? Casi es majadero escribir tanto sobre una sola palabra. Si majada puede entenderse como mierda, alguien que arroja mierda verbal, se debe llamar majadero, ¿no es verdad?
Inventando etimologías casi me siento santo.
El punto era decir que he creado una página llamada Café Majada. Y que no debe entenderse ninguna acepción pestífera. Porque ‘majada’ para mí suena a refugio y suena también a lugar habitable, si bien alude a bestias, estiércol y bramidos, para mí ni las bestias ni el estiércol ni los bramidos hacen inhabitable un lugar. Más bestias hay en las megalópolis y las habitamos. Más estiércol hay en el espíritu de nuestro tiempo y lo reproducimos. Más bramidos hay en nuestros ojos y no nos atrevemos a escribirlos.
En Café Majada espero que varios reseñistas escriban comentarios a ciertos libros para orientar al lector de internet que pretenda información sobre autores de actualidad o clásicos. Además de ofrecer algunos ejemplares a bajo costo y noticias del ámbito libresco.
¿Quién no quiere conducir un rebaño de libros a su majada? ¿O quién no apreciaría una majada de buena literatura?

No hay comentarios: