10 feb. 2008

Antiplatónico (¿antipoético?)

Cerca del bosque cierra los ojos
su belleza olisquea, perfúmate
y tu mano en el lago humedece
para que nazca un río salado
en el que apures tu rostro y llenes
tu boca de un agridulce líquido
saboréalo y ama ese aroma
y busca al cisne escondido, hállalo
siente la rigidez de su cuello
con tu lengua hazle tantas caricias
como gotas de agua en los mares
doma su salvaje resistencia
ámalo con tus cinco sentidos
y goza el jardín de la entrepierna
Cógete al cisne salvaje...

1 comentario:

Antonio Rangel dijo...

Esta payasada antiplatónica se justifica (aunque quizá no se justifique de ningún modo) por un par de buenos poemas, uno de John Robinson Jeffers y otro de Luis Rogelio Nogueras, aquí dejo el link para ver ambos:
http://www.cubaliteraria.cu/antologia/cien_poetas/luis_nogueras.html
La verdad es que no gusto del amor platónico, por eso escribí esto.