14 may. 2012

Más allá de la tolerancia e intolerancia

Me he cansado de leer y de escuchar un trapeador que se hace pasar por idea: hay que ser tolerantes.

¿Por qué carajos tiene que considerarse valiosa y siempre positiva a la tolerancia? Por razones políticamente correctas, que son, como sabemos, por lo general sinrazones. Sin embargo, algún valor debe impulsar el dogma de la tolerancia: ese valor es el de la paz. Muchas veces es preferible aguantar un daño que luchar inútilmente por repararlo. Ante las injusticias celestiales, claramente, no conviene escupir al cielo. Pero ante las injusticias humanas, claramente, no conviene quedarse con los brazos tolerantemente cruzados. La tolerancia es, pues, una flor en la rama de la indiferencia, la cual a su vez brota en el tronco del odio. Los antiguos griegos y romanos comprendieron el linaje de la tolerancia y la tenían por defecto, juzgándola de esa manera, unos fundaron la ética, los otros las leyes, que son, en esencia, intolerantes. Ya ha pasado mi adolescencia anarquista, he llegado a comprender el valor fundamental de la intolerancia, en otras palabras, creo en el cumplimiento de las reglas y en la legalidad.

Los ultras de la Ilustración son intolerantes porque fueron racionales. El dios cristiano, en cambio, es tolerante porque es irracional. Del lado de la fe, en el terreno del capricho, crece la hierba de la tolerancia. Esto parecerá una locura para los que han cultivado alguna fobia hacia el cristianismo. Si no renuncian a leerme, tal vez puedan comprender la dirección de mis ideas. Perdonar a un criminal por el simple hecho de arrepentirse de corazón mientras está clavado a una cruz, ¿no es un acto de asombrosa tolerancia? El cristianismo predica el perdón, la redención de los pecados a condición de un acto subjetivo, no cuantificable: la fe.

¡Pero también son intolerantes! Gritarán algunos, porque no permiten la poligamia, la vida libertina, etc. No estoy de acuerdo, por el contrario, el catolicismo tolera, incluso la pederastia. El rezo a Dios, la intercesión de los santos, la confesión de los pecados y otros rituales caprichosos redimen. Con una incuantificable dosis de arrepentimiento, no hay mal que no sea tolerado. Una vez que el ser humano se deja gobernar por lo irracional, la intolerancia se diluye y todo se vuelve veleidad.

No estaría de más recordar que Caín, luego de haber asesinado a su hermano, creó a Dios para deshacerse de su responsabilidad, con ello, también inventó la tolerancia. Los griegos, por otra parte, siempre más racionales y más cercanos al derecho, concibieron la tragedia, forjaron personajes que tienen que pagar el lastre de su ignorancia, que no serán absueltos aunque recen ni serán plenamente libres, ya que son plenamente responsables.

Tampoco está de más recordar que el cristianismo y la tolerancia anidan en el principio del placer, pero la intolerancia en el principio de realidad. Y realmente, no hay paraísos ni infiernos, hay gustos y géneros, hay sensibilidades y perspectivas, hay filias y fobias. El arte de convivir y de congeniar tantos distintos gustos es la ética, pero ésta no se basa en la tolerancia, sino en el encuentro.

Encontrarse con el otro es algo más que tolerancia, dado que quien tolera ya previamente ha juzgado a lo que tolera o a quien tolera como perjudicial. El encuentro, por el contrario, lo que implica es una buena disposición, un ánimo de búsqueda, un espíritu de curiosidad ante lo real desconocido, y por tanto, lo real maravilloso. El encuentro entre seres humanos es el principio de la ética. Si yo tuviera que hacer un imperativo categórico me limitaría a éste: encuéntrate contigo y con los demás.

¿Y qué es tolerable y qué es intolerable? Ningún bien es tolerado. Una idea tan simple me parece convincente. Se puede ir un paso adelante: lo que no hace daño no es tolerado. Cuando alguien dice: “no tolero el humo del cigarro”, significa que o se aleja de los fumadores o les exige que dejen de fumar, en cualquier caso considera que hay un daño. Si alguien dijera: “tolero el humo del cigarro”, significaría que a pesar del daño, sabe aguantarse, o bien, encuentra cierto placer en ese olor, pero se deja entrever que comprende que hay un mal. En cambio, ¿quién diría que no tolera sentirse bien? ¿O quién diría que tolera el placer? Bien mirado, entonces, en el discurso a favor de la tolerancia se nos inserta la idea de que hay ciertas vainas malas que deben soportarse y, en no pocas ocasiones, cuando se exige tolerancia tales cosas nada tienen de malo. ¿Cómo reaccionaríamos ante imperativos como: “tienes que tolerar la belleza”, o “tienes que tolerar las virtudes”? Claramente son absurdos.

De lo cual se desprende la cuestión: ¿por qué tenemos que tolerar el mal? La respuesta es prácticamente de sentido común: es positiva la resignación ante lo que no podemos mejorar. Pero ante todo aquello que podamos corregir, ¿qué ganamos con tolerarlo? Ahora bien, no significa esto que la medida de todas las cosas sean nuestros prejuicios y que vivamos en permanente pedantería corrigiendo a diestra y siniestra.

Estoy a favor del encuentro, que en mi opinión está más allá de la tolerancia y la intolerancia. Sin embargo, ante Caín, es decir, frente al criminal se debe aplicar un castigo. Una ética que prefiriera tolerarlo, me parece injusta. Ya Popper planteó en su momento la paradoja de la tolerancia con los intolerantes. Actualmente, en México, pretender que la intolerancia hacia un candidato acusado de ser criminal es una inmoralidad o una falta de ética, me parece una trivialización, peor aún, una maldad.

Hay que tener mucho cuidado de quienes predican tolerancia, detrás de ellos puede estar la ilegalidad, la vacilación y la irresponsabilidad. No llamemos intolerante al represor, cuyo su verdadero nombre es represor. No llamemos intolerante al que protesta porque su verdadero nombre es indignado. No llamemos tolerante a quien destila veneno con una sonrisa en los labios, su verdadero nombre es hipócrita. No llamemos tolerante a quien se resigna ante la injusticia, su verdadero nombre es injusto.

3 comentarios:

Anthony dijo...

Muy enjundiosa y provocativa reflexión, pero para los descastados que no pasamos de entender la tolerancia en clave de “libertad negativa” – la falta de interferencia indebida en lo personal, y en un plano más metafísico-engelsiano, el “librarnos” de las ataduras del cuerpo que nos impone la naturaleza – resulta difícil conciliar los términos que propones en el debate. Por ejemplo, ¿podría defenderse en buena lid que la tolerancia cristiana acerca de la idea de la existencia del mal – “la homosexualidad tiene su sitio en Su Plan, sólo que no el sitio muchos homosexuales se imaginan” – que en el mejor de los casos lleva al “perdón”, es superior a la tolerancia hacia la pretendida realidad del mal – seguimos con el ejemplo de la homosexualidad – de la que hacen gala los “ilustrados” – por otra parte, perfectamente incapaces de intolerancia en su impaciencia teleológica?

Anthony

Anthony dijo...

Fe de Erratas
En la última frase del comentario anterior donde dice “incapaces” debería decir “capaces”.

Antonio Rangel dijo...

La verdad creo que sí me ha vencido el ánimo provocador, por lo que tal vez pequen de imprecisas mis afirmaciones, simplemente he querido decir que me parece conveniente que quede prohibido no prohibir.

Un abrazo